"Los seres humanos no dejan de jugar porque envejecen; envejecen porque dejan de jugar"
(Oliver Wendell Holmes)